Portal de esta Web
 Botiquín Homeopático
 Contacta
 Libro:  La Salud en la despensa
 Libro: Adelgaza comiendo
 Libro: Soluciones Naturales para 7 enfermedades de hoy
 Libro: La Salud en la Despensa - Soluciones Naturales para enfermedades de hoy-

 

 

OBESIDAD

RECETARIO PRÁCTICO

 

   Sabemos al día de hoy que con un régimen hipocalórico a la larga nunca se obtienen resultados de pérdida de peso, incluso en muchos casos se logra ganar más peso todavía. Vamos a tratar de explicar esto examinando el comportamiento del organismo humano. Éste acostumbrado a recibir 3.000 calorías sufrirá una carencia e irá a buscar el equivalente de estas 500 calorías en su reserva de grasas. Es entonces cuando se producirá el adelgazamiento correspondiente.

   Pero pasado cierto tiempo observaremos que el adelgazamiento ya no se produce a pesar de que el régimen se haya efectuado.

   En la medida en que sólo recibe un aporte de 2.500 calorías el organismo decide adaptarse. Se produce por entonces un estancamiento del peso.Y llega un momento, aunque paradójico, en el que engordaremos a pesar de comer menos.

   ¿Por qué ocurre esto? El organismo humano está animado por un instinto de conservación que se pone en marcha en cuanto sufre una amenaza en término de carencia-restricción. En la medida en que la reducción de sus aportes energéticos continúa tras ajustar sus gastos en función de los aportes, su instinto de supervivencia le conducirá a reducir todavía más sus gastos, hasta por ejemplo 1.500 calorías con tal de ahorrar 200 calorías y reconstituir así sus reservas. El organismo tiene grabado en su "disco duro" las privaciones derivadas de la escasez, las hambrunas de antaño , y este instinto de supervivencia es el que le incita a efectuar reservas. Es el mismo instinto de supervivencia con que el perro entierra sus huesos a pesar de morirse de hambre . Curiosamente cuando dicho animal está acostumbrado a comer diariamente y no pasa nunca necesidad difícilmente le veremos enterrar alimento alguno. Es en cambio en los momentos de máxima privación y hambre cuando suelen hacer reservas de alimento.

   (...)

   Otra experiencia realizada con animales de laboratorio demuestra que ante la misma cantidad de comida diaria, los animales que sólo comen una vez desarrollan obesidad al cabo de un tiempo, mientras los que reciben lo mismo repartido en 5 ó 6 comidas a lo largo d el día conservan un peso óptimo. Por ello siempre aconsejo que nadie eluda ninguna comida, el que no desayuna les aseguro que va a comer mucha más cantidad. Por tanto es fundamental respetar el desayuno, comida e incluso merienda y cena. Sobre todo, cuando hay apetito. Si no hay apetito, naturalmente, no debemos comer. Aunque no olvide que el hombre es el único animal que come sin hambre y bebe sin sed.

   En mi consulta compruebo como la mayoría de los obesos han estado sometidos a lo largo de su vida a regímenes hipocalóricos y no solamente no logran adelgazar sino que siguen ganando kilos. Muchas de estas personas sufren de cansancio crónico, carencia de vitaminas, depresiones, épocas de bulimia con otras de anorexia (bulimirréxicos). En definitiva, me gustaría que se desterraran de una vez por todas las dietas milagrosas a base de comer menos, la clave está en saber mezclar los alimentos y nunca en la cantidad. En cambio, si es muy aconsejable efectuar dietas depurativas de tres a siete días a base de jugos naturales (elaborados en casa con la licuadora) y zumos de frutas. Al realizar dichas dietas, nos encontraremos con un valor añadido, la pérdida de peso.